sábado, 15 de junio de 2013

Razones que NO justifican que sufras por amor

razones que no justifican que sufras por amor

Razones que NO justifican que sufras por amor

facepalm[1]Hace ya un buen tiempo quería hablar sobre este tema debido a que son muchos los casos que me llegan de lectores y a veces tengo ganas de darme un facepalmmientras los leo.


Y tenemos que admitirlo, hay personas que son ciegas porque quieren serlo. A pesar de todas las evidencias claras de que el amor ya se esfumó o de que la relación no iba a funcionar, deciden hacer caso omiso a la realidad y seguir aferrándose a sus ilusiones.

No está mal que te hayas equivocado una vez, pero si es la tercera o cuarta vez que pasas por lo mismo entonces tienes que identificar un serio problema en ti: probablemente no tienes bien en claro los límites, no tienes bien en claro la delgada lineal que diferencia cualquier tipo de trato normal (ya sea de pareja o de cualquier otro tipo de relación con personas así) con el tipo de trato dañino, manipulador, del que se aprovecha de tu inocencia y auténtica entrega a esa relación.

Por lo general, quien manda en una relación es quien tiene menos sentimientos de cariño y afecto hacia la pareja. Por lo que he de deducir que tú has sido quien ha querido más que la otra persona. (Aunque también hay quienes sufren porque justamente creen que no aman tanto como su pareja)
Y aquí vamos a entrar al tema que verdaderamente quiero tocar para esta semana.

Si tienes que rogar por cariño y atención, escogiste a la persona equivocada

Si eres de ese tipo de personas que constantemente necesita que su pareja le demuestre cariño de forma calurosa y física, entonces tienes que tener bien en claro que relacionarte con una pareja fría y distante emocionalmente no necesariamente cambiará debido a que te ama.

Puede que en un principio esa persona se haya mostrado más cariñosa de lo normal y haya querido adoptar una actitud como la tuya pero a medida que pasa el tiempo se van yendo los efectos iniciales de enamoramiento, la relación se vuelve un poco rutinaria y empiezas a reclamar a esa persona para que te dé el cariño que tanto te gustaría recibir de él o ella.

En un principio los polos opuestos se atraen pero luego, para mantener una relación duradera, hay un gran reto.

En realidad no es que esa persona no te ame, sino que lo hace a su manera. Puede que esa persona no sea tan cariñosa físicamente pero sí lo es de forma verbal, o en forma de acciones, sin embargo tú sientes que no te aman porque no te lo demuestran como tú sueles darlo.
Aquí puedes tomar dos posturas. Ambas igual de válidas:

1) Te acostumbras a esa forma de querer, sin padecer por adaptarte a su forma de ser y de amar.

2) Terminarlo por más que te duela y buscar a alguien que te haga sentir querido(a).

Quiero enfocarme en el primer caso, ya que tiene excepciones y tengo que mencionarlas bien en claro para que nadie decida justificar ese sufrimiento innecesario.

Un lector me había comentado que cuando se emparejó con la que llegó a ser su esposa, ella cada vez que lo veía en la calle, en vez de saludarlo con un besito o una gran sonrisa, trataba de evitarlo porque estaba con amigos o familiares, trataba de no mostrarse cariñosa ni nada por el estilo.
Me dijo que ella siempre fue así y yo pienso que probablemente sea porque tantas veces la habían lastimado que ya no quería mostrar ni una pizca de cariño a la persona a quien supuestamente quería.

A ver, a ver… Aclaremos una cosa: Que tu ex pareja haya tenido un historial de relaciones frustradas a lo largo de su vida, NO justificaque tengas que soportar un mal trato o una indiferencia punzocortante de su parte.

No tiene nada de malo que la aceptes tal como es pero NO decidas cargar la cruz de sufrir por las heridas que él o ella aún no ha decidido curar. Estás mal cuando decides tomar el papel de mártir para soportar no solo a tu pareja sino también a los fantasmas de su(s) ex(s).
Si haces caso omiso a esto, al final puede que seas tú quien termine más lastimado de lo que él o ella está en estos momentos.

Los celos de tu pareja no deben impedirte la vida que siempre has tenido

Para ello tenemos que analizar bien si tu (posible) pareja tiene celos moderados, los cuales son justificados y normales en cualquier tipo de relación o tiene los celos obsesivos, los que te pueden llegar a aprisionar en vida.

En el diccionario psicológico se define a los celos como: “El estado emotivo determinado por el temor, fundado o infundado, de perder a la persona amada en el momento en el que ésta revela afecto hacia otra persona“.

Lo curioso es que en este mismo diccionario también está la definición de los celos delirantes (celopatía): “Constituyen un verdadero transtorno psicopatológico caracterizado por la convicción, por lo general carente de fundamento real, de la infidelidad del compañero, y las consiguientes reacciones respecto a este último y sus presuntos amantes”.

Si te pones a analizar ambas definiciones de celos pareciese que hubiese un mundo de diferencia ya que para detectar la celopatía en tu (posible) pareja debes tener en cuenta lo siguiente. Primero: si tiene constantes alucinaciones o pensamientos irreales de que tú le estás siendo infiel. Segundo: Si tiene una actitud por lo general agresiva e impulsiva hacia ti y hacia quien cree que es tu amante. 

Con ello ya sabes perfectamente si sufre de celopatía.

Una vez había recibido el caso de una lectora que me contaba que su ex-pareja le dejó porque se sentía muy agobiado con todas las veces que ella lo celaba. Con todos los detalles que me contaba, yo le respondí que si fuera mi pareja yo también la mandaría a volar.

Si yo amo sanamente buscaré a alguien que también me ama sanamente. No necesariamente con tanta locura y pasión (ya que por lo general eso también ese tipo de gente es muy celosa e inmadura), pero al menos tengo en cuenta que quiero pasarla bien, sin tantos altos y bajos. Sé que de vez en cuando habrán problemas como todo hecho en la vida, pero si me haces la vida imposible con el amor obsesivo que, según tú, es normal y “verdadero” que el de los demás, pues no me queda que decirte: “Bye, bye… Espero que encuentres a alguien que cumpla con tus expectativas, ya que yo jamás lo haré“.

Ya que una persona celosa es en realidad una persona posesiva que necesita estar en control de su pareja, especialmente sobre lo que hace. Y si vas a tener a un inspector de seguridad a tu lado, a un nuevo padre que te prohibe ciertas cosas, más que a una persona que te quiera, que te haga pasar un buen rato, que te haga sentir más libre, entonces mejor te recomiendo estar solo. A menos que te guste complicarte la vida a diestra y siniestra.

Los celos no justifican que tengan que vivir un infierno en pareja, ni que tengas que sufrir porque te sentirías culpable en caso de que le rompieses el corazón a quien dice “amarte con locura”. El amor ni los celos justifican una vida llena de malos momentos.

En caso de que decidas salir de ese sufrimiento innecesario y decidas recuperarte de una ruptura amorosa o decepción, te recomiendo del libro “7 Pasos para Olvidar un Amor“. Aquí encontrarás una guía PASO a PASO para que puedas salir adelante.

Recuerda que adquiriendo el libro podrás hacerme llegar tu caso personal para ayudarte mucho mejor.  CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO DEL LIBRO.

Nos vemos la próxima semana con la segunda parte de este artículo!

Un fuerte abrazo!

No hay comentarios :

Publicar un comentario