martes, 22 de octubre de 2013

Cómo eliminar la ansiedad de querer saber en qué anda tu ex

En este artículo te daré una herramienta para que puedas hacer frente a esas situaciones en las que la curiosidad y la ansiedad te asechan en todo momento, cuando tienes muchas ganas de llamar a tu ex y preguntarle sobre su vida, cuando tienes unas ganas infernales de preguntar a terceras personas cómo se encuentra: Si sigue pensando en ti o ya te olvidó por completo, si está saliendo con otra persona o está guardando cierto tiempo para volver al terreno de las relaciones, si está cambiando a como era antes o no…

Sí,  hay muchas razones por las que la ansiedad te puede descontrolar y quitar valioso tiempo, hay muchas veces por las que no te deja concentrarte en lo que estás estudiando o trabajando, así que este artículo te ayudar a combatir la ansiedad de querer saber en qué anda tu ex.

Planteamiento del problema


Antes de proseguir, tienes que tener en cuenta que nada de este artículo te servirá si no tienes el ingrediente especial para llevarlo a cabo: El hastío.

Si no estás harto de la misma situación de siempre, si piensas que esa ansiedad es normal y que, por el contrario, estás llamando una y otra vez a tu ex, averiguas por todos los medios cómo es que le va, entonces la recomendación que te daré más adelante no servirá de nada. No te llenes de información en vano. Hazlo justo cuando lo necesites. El exceso de consejos y recomendaciones al final pueden actuar en tu contra porque sabes exactamente lo que te sucede pero no haces nada al respecto.

Sugiero, pues, que si verdaderamente estás harto de estar así, si quieres dejar de ser una carga para tu ex, entonces sigue leyendo este artículo.

Los dilemas mentales

Lo importante es comprender que tu cerebro cuando se encuentra en un dilema, siempre le dará vueltas al mismo asunto.
Actualmente tu dilema es de pensar en lo mejor o lo peor de tu ex.
Por ejemplo:

¿Qué estará haciendo ahora? ¿Estará con esa nueva chica que me contaron mis amigos o simplemente estará solo y triste pensando lo mal que hizo al dejarme? ¿Y si es verdad lo que ellos dicen de él? Nahh… Pero cómo va a ser posible que luego de 5 años juntos se vaya prácticamente de un día para otro con otra!!!… Sería la peor persona que jamás he conocido. No, no… Seguro ellos se equivocan, tal vez es sólo una amiga o una prima por esa razón se comportaba tan cariñoso con ella… Aish, no!!! Creo que sí tienen razón!!!“.

Y a ésto sumémosle la esperanza de que todo vuelva a ser como antes:
Pero cómo es posible que se comporte de esa manera… Ojalá algún día recapacite, ojalá que se dé cuenta de todo el error que está cometiendo conmigo. Ojalá que venga llorando y pidiéndome perdón… Aish, verá en ese momento cómo el hago para sufra para regresar conmigo… Aunque tal vez por su orgullo no se atreva reconocerlo :( … Pero como dice mi madre: la esperanza es lo último que se pierde. Voy a rogar y cruzar los deditos para que suceda“.

Ahora el otro problema es el factor tiempo. Digamos que a la semana siguiente sucede algo que te decepciona mucho de tu ex pero la semana siguiente, sucede algo que te renace esa esperanza:
Ahora sí que está actuando diferente. Ahora sí lo veo más humilde, parece que ya se está dando cuenta de lo mucho que se ha perdido al haberme dejado. ¡Qué alegría! Espero que si es posible mañana venga a pedirme una reconciliación“.

Pocos días después…:

¡Pero cómo lo odio! Todo esa fachada de alguien que había cambiado era pura mentira, sólo era para seducirme otra vez, llevarme a la cama e ignorarme tal como lo ha estado haciendo todo este tiempo… Pero cómo te odio, ¡maldito imbécil! Verás que ni más… Ni contigo ni con ningún otro hombre me vuelvo a enamorar… El amor sólo es para sufrir y yo ya me harté de ésto…
Un mes después:

Qué bonitos se ven María y Juan abrazados y muy felices juntos… Cómo desearía tener un hombre así como él, tan cariñoso y dedicado a la relación… Ay, cómo extraño aquellos momentos en que verdaderamente estaba enamorada…
Y justamente por esos días vuelve tu ex y se aprovecha de ese sentimiento de nostalgia que tu sientes y pues nuevamente te enreda en sus juegos.

En esto consiste básicamente los dilemas mentales con respecto a tu ex pareja: Quieres creer que ha cambiado, que aún hay una solución para vuestro amor, sin embargo, en otros momentos, todo es totalmente diferente, piensas que ya ni más, pero poco después sigues con lo mismo. De seguro te ha pasado… Por ello tienes que matar la curiosidad
Mata la curiosidad de raíz

La técnica es sencilla pero seguramente te costará un poco aplicarla. No te preocupes que eso es normal: luchar contra meses e incluso años de pensar de otra manera no es nada fácil, pero eso no quita lo sencillo que es la técnica.

Haz de cuentas que que ya sabes perfectamente cómo va a actuar tu ex o qué es exactamente lo que él/ella piensa de ti. No importa si te dicen algo por allí que parezca de buena caridad, no importa si tu ex ha hecho de todo para hacerte creer que ha cambiado. NADA.

Tú ya sabes que, a pesar de que te haya dicho que cada vez que se acuesta con otras mujeres sigue pensando en ti, eso no cambiará su actitud y siempre te herirá por más que esa no sea su intención. No importa cuántas veces te diga que ha sufrido por ti, tú supones que es su estrategia de manipulación y que ese tipo de personas nunca cambian.

No importa cuánto te diga que te ama, tú das por hecho que la forma en que te ama es dañina, por más que sea verdad, la relación no funcionará.

Si por allí estás en casa y tienes ganas de llamarlo o llamarlo para saber en qué anda, tú inmediatamente supondrás que anda muy feliz con su nueva pareja, que se ha olvidado completamente de ti y que en vez de pensar que aún ocupas un lugar en lo más recóndito de su corazón, simplemente supones que tú para él o ella eres un punto pequeño bastante alejado del universo y jamás te recordará.

Mata la curiosidad por más que no sea verdad. Te aseguro que después de ésto tus dilemas mentales se disiparán en gran medida.

Es mejor dejar un lindo recuerdo que insistir y convertirse en una verdadera molestia 
Por último, para reforzar el anterior ejercicio, quiero que te pongas a pensar en esta frase que encontré por la web y que me ha encantado bastante: “Es mejor dejar un lindo recuerdo que insistir y convertirse en una verdadera molestia“… Toma!!!

Pues míralo desde el lado positivo: Si dejas de volverte tan insistente debido a que tu ansiedad te conduce a estar llamando o estar viendo de vez en cuando a tu ex, ya no estarás hundiendo tu reputación ni tu atractivo personal.

Si te sigues arrastrando por tu ex, él o ella difícilmente te verá como una futura pareja por más que tu intención sea que vea tú “aún sigues amándolo(a)”, ya que el amor no se demuestra desde una posición de inferioridad, sino en un entorno de igualdad, entre “tú a tú”.
Mata la curiosidad, haz de cuenta que las cosas no van a cambiar y deja de insistir porque quedarás en el completo ridículo y serás recordando como una persona insoportable de las que se arrepentirán haber conocido.
Excepciones

La excepción se da cuando es la primera vez que has cortado con tu ex. En este caso, puedes darle una segunda oportunidad o puedes luchar un poco para que la relación funcione. Pero solamente UNA OPORTUNIDAD.

Luego de esta oportunidad o bien la relación puede ser mejor (más o menos sucede con el 10%) o bien puede que siga igual de siempre y se deteriore (se da en el 90%).
En cualquiera de los dos casos, será positivo porque si te sucede el peor de los casos al menos ya estarás totalmente convencido de que esa relación no era para ti, que esa persona no va a cambiar y lo mejor es que la ansiedad por saber en qué anda tu ex ya se habrá eliminado.

Si quieres empezar con tu proceso de recuperación te recomiendo el libro 7 Pasos para Olvidar un Amor. Aquí encontrarás un exclusivo programa que te ayudará a superar una ruptura amorosa en el menor tiempo posible. Con constancia, dedicación y la ayuda que te brindaré mediante las Asesorías Personalizadas (incluídas por la compra del libro), estoy seguro que al cabo de poco tiempo volverás a sentirte libre de un amor del pasado y de la ansiedad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario