domingo, 15 de junio de 2014

¿Tu ex pagará por todo el daño que te hizo?

vengarte de tu ex karma daño corazon
Normalmente el término karma era algo que no solía usar mucho. Antes lo reemplazaba por “coincidencia justiciera”, lo cual, para mí, era un término más realista. Pero a medida que viajaba más y conocía a personas nuevas, me daba cuenta de que “esas coincidencias” eran más frecuentes de lo que imaginaba. Ya no podían ser solo coincidencias. Había algo más en ellas. Tal es la anécdota que viví con una lectora llamada Laura cuando estaba en Colombia y pasé por donde ella vivía: una pequeña ciudad que recibía muy poco turismo, excepto si se quería visitar las afueras que era donde había mucha belleza natural.


Yo pasé por allí a modo de descanso antes de emprender un largo viaje a Ecuador en bus (para luego llegar hasta el norte de Perú, donde me esperaba mi vuelo a Lima). Por suerte Laura me ayudó a encontrar un cómodo y barato hospedaje a pesar de que apenas habíamos tenido contacto de un par de semanas atrás a través del facebook y de que también estaba en exámenes finales de la universidad. Me sentí afortunado de tener a alguien que me pudiese mostrar la ciudad. A juzgar por la expresión en su mirada, ella estaba tan alegre de tenerme como yo de ella. Si necesitaba mi ayuda para su caso en particular se la daría con todo gusto.

El día que llegué me dio la dirección de su casa y me invitó a almorzar con sus hermanas, de las cuales una de ellas ya me había leído y pudimos compartir una breve pero agradable conversación. 

Luego cuando empezamos a hablar solo Laura y yo, y me confesó detalles de cómo finalizó su relación para luego darle mi punto de vista. Tanto ella y yo llegamos a la conclusión de que podía estar con la consciencia tranquila porque siempre dio lo mejor de sí y su ex simplemente no la supo valorar. Además poco a poco se daba cuenta de que era una bendición de que ese tipo le terminase yéndose con otra chica porque él tenía rasgos en su personalidad de las que intuíamos que serían de un hombre maltratador y machista. Él, estando con la otra, seguía contactando a Laura diciéndole que aún la amaba pero de forma infantil e irracional no dejaba de culparla a ella de que la relación terminara. Su falta de hombría al admitir sus errores y el creerse dueño tanto de ella como de la otra eran razones más que suficientes para alegrarse de no tener a alguien en su vida. (De hecho, Laura era una de las mujeres más encantadoras que había conocido en este viaje y deduje que este tipo lo sabía perfectamente; pero por alguna estúpida razón, en vez de una, ambicionaba tener a dos).

No contaría esta historia de no ser por lo que ocurrió después. Laura tenía que entregar o recibir unos trabajos de la universidad en la casa de una compañera. Me dijo que me llevaría en moto hasta allá y yo todo emocionado acepté acompañarla para también conocer la ciudad. Ya en camino, ella quería ir por una avenida poco transitada ya que la hora en que salimos era hora punta, pero justamente daba la casualidad de que estaba cerrada por mantenimiento. No nos quedaba otra: Teníamos que ir por la avenida principal. (Mientras el semáforo estaba en rojo, yo estaba pensando en tomar fotos a las calles, pero iba a ser difícil sacar mi cámara estando yo sentado atrás ya que en cualquier momento Laura iba a avanzar y tenía que sujetarme bien del asiento).

Cuando el semáforo cambió a verde, Laura me había dicho sorprendida que su ex había estado mirándonos. Por un momento creí que ella intencionalmente me había llevado hasta esa parte, pero luego recordé que era inevitable. Pensé que Laura iba a molestarse consigo misma, pero más la noté preocupada. En eso, entre vientos fuertes que soplaban mi rosto, ella dijo en voz alta: “Él (mi ex) estaba sonriendo hablando con alguien cuando, de pronto, se dio cuenta de que yo estaba allí. Al principio tenía una cara de sorprendido pero al notar que estabas tú conmigo su rostro cambió, como si estuviese asustado“. Empecé a reírme de la situación. Era evidente que su ex creyó que yo estaba involucrado sentimentalmente con ella o de que, como mínimo,estábamos saliendo.

Antes de que ella pudiese decir algo, yo dije en tono eufórico: “No puedo creerlo. Después de todo lo que tu ex te ha hecho, él está recibiendo un poco de su propia medicina. Habrá pensado: ¿Tan rápido se ha olvidado de mí? ¡Ahora eres tú la que puede cantar victoria!“. Laura también empezó a reírse mientras conducía la moto rumbo a la casa de su compañera. Rato después yo seguía burlándome de la situación.

Hubo una fuerza extraña que actuó a pesar de no ser conscientes de ello. Tal vez era “coincidencia” o tal vez lo que comúnmente conocemos como “karma”; eso daba igual, sea cual sea la palabra con la que se describiera este hecho fortuito pero oportuno, no podíamos negar de que estaba allí presente. Ella no buscaba ir a ese lugar para que su ex nos viera. Yo tampoco le di esa idea. Simplemente las cosas se alinearon en el momento preciso. Si la compañera no hubiese llamado a determinada hora, si la avenida no hubiese estado cerrada ese día, si yo hubiese llegado a la ciudad un día después, o incluso si Laura no se hubiese contactado conmigo un par de semanas antes cuando estaba en su país, tal vez jamás habría escrito esta divertida anécdota.
~~~
A veces nos frustra el hecho que esa persona que tanto nos hizo daño, aparentemente la está pasando mucho mejor que nosotros ahora que nos ha terminado; y más cuando descubrimos que ya tiene a alguien con quien estar (una nueva pareja, una amante testaruda o quizás más de una persona); mientras que, por otro lado, nosotros estamos padeciendo, en solitario, el camino más difícil. Es así cuando rogamos que el karma actúe sobre el ex creyendo que su castigo debería ocurrir como un acto trascendental o un proceso directo e inmediato. Hay veces en que la prontitud del acontecimiento puede estremecernos y brindarnos cierto tipo de desquite personal; pero la realidad es que en la mayoría de veces el karma actúa en forma misteriosa e imperceptible. Además, muy para tu disgusto, puede que tarde mucho tiempo en suceder.

Pero aun así no te fíes de las apariencias. La gente, en especial la desdichada, suele trabajar mucho para demostrar que está bien cuando bajo su piel aún sigue sin poder eliminar su desgracia interna. Asimismo, puede que tu frustración se base en el hecho de que no haya ningún tipo de justicia divina que recaiga sobre tu ex para que se sienta peor que tú. Sin embargo, basta con que tan solo tu ex sea incapaz de controlar su envidia al ver que te está yendo bien sin él o ella y ya es suficiente karma que le cayó por lo que una vez te hizo dentro o fuera de la relación.

Entiende: Desear que sufra por todo lo que te hizo es como tomar veneno y esperar que él o ella se muera. Puede que no pague hasta dentro de muchos años cuando ya sea una persona anciana y tenga que pasar el resto de su vida solitaria en una pensión donde nadie lo visitará (excepto si es por compromiso u obligación). En caso de que tuvieras la plena seguridad de que, en el peor de los casos, este será su destino final, ¿por qué amargarse la vida? Sabes que su condena está esperándole, por tanto despréndete de aquello que la vida y su sabiduría kármica saben hacer mejor que nadie y enfócate totalmente en ti mismo. Esto es lo que a tu ex más le va a doler.

Esto fue lo que sucedió mientras estaba con Laura. Además, con o sin mí, igual iba su ex iba a tener que afrontar el hecho de que ella ya pronto estaría con una nueva pareja. Golpe bajo para su inflado y territorial ego, a pesar de que no lo buscaba. La vida simplemente se encargó de balancear las cosas.

PD: Al final del día, por la noche, pude tomar una foto del tour que tuve en la moto mientras Laura conducía. ¡Esta fue la mejor foto que obtuve! (¡Sé que estás leyendo este artículo, Laura! ¡Gracias por todo!)
IMG_5622
Espero que este artículo te haya aclarado algunas dudas que tengas sobre tu caso personal y puedas dejar ir esos sentimientos de buscar venganza indirecta por parte del karma. No pierdas tiempo ni energías pensando en cómo hacer para que tu ex la pase mal, en vez de ello enfócate en recuperarte y salir adelante. Mi libro “7 Pasos para Olvidar un Amor es una guía que te ayudará en el proceso. Si deseas más info sobre este libro, HAZ CLICK AQUÍ.

No hay comentarios :

Publicar un comentario