martes, 17 de noviembre de 2015

Cómo Recuperar Tus Ganas De Vivir Tras Una Ruptura Amorosa

como-recuperar-las-ganas-de-vivir-tras-una-ruptura-amorosa-desamor-relacion-ex-pareja-amor-vida

Cómo Recuperar Tus Ganas De Vivir Tras Una Ruptura Amorosa

Muy probablemente te encuentres en una situación como ésta: Cada vez que estás en alguna reunión familiar, ríes a carcajadas de algunos chistes que hacen tus padres o tus primos pero interiormente hay un vacío, un hueco que te impide disfrutar el momento; cada vez que estás en una fiesta con tus amigos, puedes mover el cuerpo al ritmo de la canción pero tu mente anda recordando todo lo que viviste con tu ex. Puedes estar haciendo el deporte que tanto te gusta pero no haces más que pensar en que te dejaron. En cuerpo estás allí, pero en mente en otro lado muy lejano.
Todos los días te levantas sin ningún tipo de motivación, de hecho te sientes físicamente decaído, pues se fue la persona que te daba esas ganas, la persona que llenaba de alegría a tus días. Ahora la rutina del día a día se hace muy pesada y hasta el trabajo más sencillo para ti es una tortura, quisieras poder estar en casa todo el día llorando o tener otra forma ingeniosa de recuperar a quien una vez estuvo contigo a pesar de que sabes perfectamente de que ya no hay nada por hacer porque o bien está con una nueva pareja, o bien firmó todos los papeles del divorcio. Te sientes devastado. Ya nada te mueve, nada te sacude. Quisieras poder enamorarte de alguien para que te haga sentir lo mismo de antes como cuando recién te enamoraste de tu ex, pero interiormente sabes que esa no es la solución.
En más de una ocasión me he encontrado con alguna persona que quiere saber como recuperar las ganas de vivir tras una ruptura amorosa. Una lectora me lo describía de esta manera: “Cuando me levantaba a trabajar ya ni me preocupaba en maquillarme o peinarme. Me daba igual que la gente me viera descuidada pues ya se había ido la única persona por quien lo hacía“. Un lector me lo describió a su manera: “No me encuentro. Simplemente no no me halló a mí mismo“.
Sean cuales sean tus palabras para describir esta situación, sabemos perfectamente lo que estás afrontando en este momento. Estás en el punto medio de dejar de imaginar una vida al lado de esa persona o aceptar que ya se fue para no regresar. No quieres dejar atrás lo que viviste pero sabes que debes continuar. Justo en ese preciso momento te encuentras. También pueden haber personas, en un caso más extremo, que ya les da igual estar vivos o muertos. De todo corazón, espero que este artículo te ayude a encontrar una luz que debes seguir a pesar de estar con el corazón hasta por los suelos.

Comprender Que Nadie Te Arrebató Las Ganas De Vivir 

A menudo solemos echar la culpa a la ex-pareja, que si él o ella no se hubiera ido no habría causado nuestra incesante desdicha e infelicidad. Creemos que si estuviese con nosotros seguiríamos siendo felices, a gusto, motivados, tan bien como siempre.
Es normal que toda ruptura amorosa, todo fin de algún lindo ciclo importante de tu vida pueda ponerte triste, pero si esto te causa depresión y tus pensamientos negativos disminuyen enormemente tu productividad, tu concentración y tus ganas de vivir, debes comprender que, en realidad, nadie te quitó las ganas de vivir, sino que no la tenías antes de entrar a esa relación.
Esta dura verdad puede que duela más que el hecho de que te hayan terminado pero tienes que verlo tal cual. De hecho, muchas veces cuando alguien entra a una relación y recién empieza a sentirse feliz, es porque previamente a ella no lo era, no vivía, no tenía ningún motivo para vivir. La pareja que llegó a tu vida tan solo tapó, por un lapso de tiempo, la infelicidad que ya llevabas dentro.
La enorme tristeza que estás afrontando ahora no es más que esa infelicidad que se ha ido acumulando en lo más profundo de ti. Tu ex solo te ha hecho volver al punto de partida. Punto de partida que forzosamente tienes que batallar para recuperar tus ganas de vivir.

Encuentra Un Propósito De Vida Que Te Acompañe por SIEMPRE

Es fácil caer en la idea de que una pareja puede ser el “motivo” de nuestra existencia, es fácil cuando previamente no nos hemos planteado nuestro verdadero sentido, por ende tampoco sabemos a dónde vamos y así esperamos que alguien sea ese guía.
Cuando uno anda “perdido” en la vida, suele aferrarse lo más pronto posible hacia cualquier fuente de felicidad externa. Si consigue retenerlo por un tiempo se va a sentir muy bien mientras dure… Hasta que, en medio de la rutina, la infelicidad interior se manifieste (en forma de celos, excesivo miedo a perder al ser amado, intentos de controlar agobiando a la pareja, etc.) y deteriore la relación silenciosamente. Esto provoca que se vaya tu gran amor y te quedes tal como estabas.
Ahora que te encuentras solo(a), utiliza sabiamente este tiempo para encontrar tu propósito de vida.
En mi libro “Cómo Prevenir el Mal de Amores” he escrito todo un capítulo sobre este tema pero si pudiera darte un resumen sobre cómo encontrarlo, deberías despejarte temporalmente de aquello que siempre has vivido. Haz lo posible para desconectarte de la vida que llevas haciendo hasta ahora. Un pequeño paseo a un parque en el que nunca has estado, un pequeño viaje de fin de semana a las afueras de tu ciudad para reflexionar. Muchas veces hay personas que andan perdidas toda la vida y creen erróneamente que una nueva pareja puede suplantar el vacío que dejó la anterior. Si no encuentras tu propósito de vida es muy probable que caigas otra vez en este mismo error.
Recuerda: Todos tenemos un motivo más allá de nosotros mismos por la cual vale la pena vivir. Por lo general el propósito de vida se relaciona con el servicio a las demás personas, algo que aporte y que, por consiguiente, también te beneficie emocionalmente a ti. Cuando haces el bien a las demás personas por algún talento o algún don hacia algún trabajo en particular, la vida tiene una curiosa manera de compensarte: Cada día te levantas más emocionado que ayer por realizar esos sueños. Además, la gente te quiere más. Eres una gran persona. Te quieres por lo que eres y esto es una fuente de placer que puede aliviar cualquier tipo de pena provocada por una ruptura.
También puede ayudarte el ser creativo y explotar el potencial que llevas dentro pero que aún no descubres. Cuando te sientes útil, productivo e importante sientes que tu existencia tiene un fin que vale la pena alcanzar. El mero hecho de crear algo te da el poder de vivir en la burbuja de tu propia realidad. Te sumerges en tu taller con tu creación más bella, noche tras noche te tomas un café caliente y te inspiras en escribir los versos más profundos de tu primer libro, constantemente planeas tu gran y primer viaje como mochilero(a), estás alerta para aprovechar la oportunidad de emprender el nuevo negocio que podría generarte jugosas ganancias, das lo mejor de ti en la investigación del reportaje que te consagrará como periodista serio, estás por inaugurar una nueva sucursal de tu restaurante pero también tienes en mente hacer una franquicia, etc. Estás viviendo otra realidad y dejas de ser aquella persona que sufría por su ex, aquella persona que no sabía como recuperar sus ganas de vivir.
De hecho, si crees que la edad es un obstáculo, debes ser consciente de que es una simple excusa. ¿Crees que “desperdiciaste” tus veintenas y por esa razón no encuentras qué hacer con tu vida si tienes 30, 40 ó 50 años? ¡Te recomiendo que mires esta grandiosa imagen que encontré en internet hace poco!
recuperar ganas de vivir perdido en la vida ruptura amorosa
La mejor (y posiblemente la única) manera de recuperar tus ganas de vivir tras una ruptura amorosa es encontrar algo que te ilusione y dependa exclusivamente de ti realizarlo. Puede que a la primera no te resulte, pero las ganas de llegar a la meta será tan poderosas que ignorarás rápidamente el fracaso. Esto mantendrá tu mente sumamente ocupada en lo que está por venir y ya no estás recordando el desamor que tuviste con tu ex. Tu presente y futuro son mucho más emocionantes que tu pasado.
El dolor es temporal y se irá solo si estás decidido a dar lo mejor de ti. Si esperas que milagrosamente este dolor pase, tal vez demore más tiempo de lo esperado por tal motivo para recuperar esas ganas de vivir, tienes que ponerle empeño y aferrarte a una roca sólida que no te dejará caer cuando te sientas mal. Una ayuda extra que te vendría muy bien es en mi libro 7 Pasos para Olvidar un Amor“. En esta guía encontrarás un método paso a paso para que vayas eliminando cada una de las emociones negativas que bloquean tu recuperación. Si deseas obtener más información al respecto, HAZ CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO.