miércoles, 28 de octubre de 2015

¿Tu ex es tu droga favorita? ¿Qué hacer?

tu ex tu droga favorita

¿Tu ex es tu droga favorita? ¿Qué hacer?

Si el título te atrapó: “¿Tu ex es tu droga?” entonces sé que contigo estamos en una situación delicada de dependencia emocional y que además te genera mucha frustración porque llevas tiempo intentando desprenderte de alguien que te hace daño o te utiliza mencionando palabras lindas; pero a pesar de su encanto inicial luego se transforma y te hace sentir terrible…
Es como una droga: te hace sentir bien por un rato pero luego te lleva a un pozo oscuro en la que cada vez ves menos
la salida…
Antes de darte una recomendación, quiero que la siguiente historia sea para ti una forma de motivación para que
tengas ese valor que tú crees no tener para poder dejarlo(a)…
Hace poco leí un estudio en donde unos adictos a una de las drogas más letales del mundo (la heroína) habían sido curados en un 87% (casi 9 de 10 personas) cuando normalmente solo el 25% logra curarse de ello…
La heroína es muy difícil de curar y, ¿cómo fue que estas personas lograron superarla?
¿Además por qué te quiero comentar este secreto? Porque si este estudio demostró que se puede desprender de una droga tan adictiva como la heroína, ¿por qué no te habría de funcionar a ti con un objetivo no tan letal como el desprenderte de alguien que no te conviene en tu vida?
Durante la década de la guerra de Vietnam muchos soldados americanos se drogaban con la heroína para poder resistir las condiciones horribles en las que estaban viviendo (otros también bebían mucho alcohol y fumaban marihuana o todos al mismo tiempo)… Pero al llegar a casa, Estados Unidos, la gran mayoría de ellos según la psiquiatra Lee N. Robins, lograron eliminar su adicción casi inmediatamente…
Mientras que en Vietnam las condiciones eran completamente distintas a la de su casa: podríamos decir que todo se resume a cambiar drásticamente de ambiente. Es muy diferente cuando hablamos de los jóvenes de barrios pobres y llenos de delincuencia. Alrededor de su hogar ya existe un nido de drogadicción y si a eso le sumamos que la gran mayoría de personas de su círculo social es adicta, entonces tenemos una adicción asegurada y una muy difícil recuperación para quien desee salir adelante.
Los veteranos de la guerra regresaron a sus casas, retomando el amor de sus familias, con sus amistades que realmente lo apreciaban… En fin, nada que les volviese a recordar ni tentar a consumir otra vez la heroína…
Sí, los soldados tuvieron una ventaja: el entorno les ayudó; pero eso no quiere decir que tú debas comprar un vuelo transatlántico para curarte de la dependencia de tu ex (aunque, obviamente, eso sí que también ayuda). Pero teniendo en cuenta que, como la gran mayoría de personas, no puedes hacer un cambio sumamente drástico ya sea por factor económico o porque tienes muchos compromisos en la ciudad donde radicas, la clave consiste en CAMBIAR DRÁSTICAMENTE tu entorno.
Es probable que siempre te hayas dicho y repetido lo muy difícil que es desprenderte de tu ex; y eso sucede cuando tu entorno no te aporta la motivación necesaria para que lo puedas lograr… Cuando el entorno que te rodea y tu pequeño espacio en el mundo es mucho más estimulante, que te recuerda una y otra vez lo mucho que vales y que vas en serio por tu recuperación, desprenderte de tu ex más que ser un asunto fácil será automático y natural
Recuerda a los soldados de Vietnam: Ellos no necesitaron tener la famosa “fuerza de voluntad” para eliminar su adicción… Seguramente se habrían vuelto mucho más adictos al luchar contra la tentación: un factor externo simplemente se aseguró de regresarles a un mejor ambiente y, casi de forma inmediata, la adicción se les desvaneció.
En un anterior artículo hablé sobre el tema. Si gustas, puedes darle click aquí en donde encontrarás varias ideas que te ayudarán a tomar la “loca” decisión de no regresar jamás con ese ex que es como tu droga favorita…
Nuevamente, quiero que sepas que esto no se trata de luchar contigo mismo. Se trata de tomar pequeñas pero sabias elecciones que marcarán un antes y un después.
Elecciones como cambiar tu smartphone por ese celular básico que te evita la última conexión de whatsapp de tu ex, averiguar nuevos departamentos y mudarte a un lugar donde tu ex no sepa donde vives para que tú puedas salir todos los días tranquilo de casa a trabajar o planear día a día todo lo necesario para que esa pareja con quien compartes hijos en común ya no tenga que acudir a ti con la excusa de los niños.
Pequeñas cosas que cambien tu entorno. Tal vez esa habitación en la que duermes todas las noches te hace recordar mucho a tu ex: ¿solución? Limpia y renueva completamente tu habitación. Vuélvela completamente distinta. Tal vez esas amistades de siempre te hacen recordar mucho a tu ex: ¿la solución? Diles que no te lo recuerden para nada, por más que sepan un chisme que podría interesarte, y si no colaboran con ello, entabla nuevas amistades que ni siquiera se interesarán por tu ex… Si tus pasatiempos normalmente te conllevan a recordar mucho a tu ex, cambia de pasatiempos o ve a otros lugares donde no pase eso… Rodéate de todo aquello que obligatoriamente te inspire a seguir adelante y desecha y renueva lo que te hace retroceder. Ahora ya sabes que un cambio de look o un tatuaje en forma de pajaritos voladores no es una única forma de recordarte o de simbolizar tu cambio o mejorar tu entorno.
Espero que tengas en cuenta estas sugerencias y puedas aplicarlo pronto.
Te recuerdo que por la compra del libro 7 Pasos para Olvidar un Amor también te agregaré a un grupo secreto en facebook en donde podrás tener mucho más apoyo que simplemente su lectura. Recuerda que rodearte de personas con los mismos objetivos que tú marcará seriamente un antes y un después en tu proceso de recuperación y más cuando esas personas ya han vivido lo mismo que tú. Además, el libro cuenta con más de 60 ejercicios que podrás poner en práctica desde sus primeras páginas… CLICK AQUÍ PARA ADQUIRIRLO AHORA.

No hay comentarios :

Publicar un comentario