lunes, 2 de noviembre de 2015

22 cosas que aprendes estando soltero(a) por un año

22 cosas que aprendí estando soltera por un año

22 cosas que aprendes estando soltero(a) por un año

Si eres de esas personas que, desde que tienen memoria de sus experiencias amorosas, no has hecho más que saltar de relación en relación como si no soportaras la idea de estar a solas. Te recomiendo leer todas las cosas que aprenderás si te das el reto de estar, como mínimo, durante un año a solas, aprendiendo a disfrutar de tu soltería y de la vida sin pareja. En serio, tal vez esa costumbre de tener a alguien a tu lado para que te haga la vida más fácil, se te esfumará cuando aprendas a estar bien contigo mismo y a partir de allí las nuevas relaciones que inicies serán mucho mejores.
Si estás en ese camino, en ese reto, o si aún no te decides, estas razones te ayudarán a tomar esa decisión o a confirmarte que vas por buen camino:
1) Deja de ser una prioridad el conseguir pareja por quedar bien con la sociedad o por sentirte presionado.
2) Al estar viendo y analizando lo bien o mal que le va a tus amistades en sus relaciones serás más consciente de tus futuros propios errores cuando te vuelvas a enamorar.
3) Naturalmente irás haciendo planes para ti y por ti mismo(a). Esos planes podrán incluir a alguien que llegue a tu vida; pero (y esto es lo mejor de todo), también podrá volver a su estructura inicial: por y para ti mismo(a) en caso de que esa persona haya decidido marcharse.
4) Dejas de pensar que el amor le dará sentido a tu vida: Aprendes a dirigir el sentido de tu vida a algo personal e intransferible, algo que está muy dentro de ti y no afuera.
5) Tienes tiempo para cultivar grandes y duraderas amistades.
6) Aprendes a valorar los momentos a solas.
7) Cuando aprendes a amarte en tu soledad tienes una referencia positiva de cómo esperas recibir amor. Del mismo modo en que te tratas a ti mismo(a), esperas que la futura pareja también lo haga así o mejor.
8) Dejas de verte como la víctima: ya no hay una pareja a quien responsabilizar sobre las cosas que tú siempre has hecho mal, sobre tu mal carácter o, sencillamente, sobre tu inmadurez. Eliminando, por una año, la excusa de que una pareja te ha estancado, por fin podrás desarrollarte mejor.
9) Te sorprende ver lo muy dependiente que son las demás personas por una sencilla salida al cine o caminar por el parque. Que si no encuentran con quien ir, no van…
10) Cuando alguien te cae mal, no tienes que fingir estar pasándola bien. Sencillamente ya no le hablas y te marchas sin ningún tipo de remordimiento. Como has aprendido a afrontar la soledad de una ruptura, estar solo por no soportar a quien no quieres ya es un asunto sencillo.
11) Te atreves a viajar a solas y se te hace un poco más fácil tomar la decisión porque solamente tienes que organizarte tú sin la aprobación ni la espera de la confirmación de nadie.
12) Tu familia empieza a ocupar mayor prioridad en tu vida; la prioridad que se merece.
13) Te sorprende lo fácil que desechas a buenos pretendientes por guiarte de tu intuición. Intuición que se desarrolló debido a una serie de patrones de conducta que ya te resultan conocidas.Prefieres la soledad a estar en una relación que sabes que con el tiempo te defraudará o te enfermará.
14) En ciertos momentos dudarás de ti y de tu atractivo porque ya no cualquier persona se atreve a seducirte o enamorarte. Una persona feliz como tú es difícil de enamorar porque los halagos baratos ya no te hacen sentir mariposas en el estómago (tú te halagas mucho mejor a ti mismo); ahora prefieres a alguien de hechos, de acciones diarias, a alguien que realmente se esfuerce por ti.
15) Tienes tiempo para desarrollar nuevos y viejos talentos que hace tiempo habías olvidado.
16) Aprendes a ser inmune a las críticas. Te es tan común ver la cara de pena de la gente cuando saben que estás “mucho tiempo solo(a)” que, por el contrario, luego te apena ver que ellos no pueden aguantar ni un mes a solas. Definitivamente no saben de lo que se están perdiendo.
17) Aprendes a cuidar tu atractivo físico y personal para ti mismo(a). Dejas de de medir tu valía y tu atractivo con respecto a lo que una sola persona opina de ti.
18) Dejas de iniciar relaciones para buscar consuelo o para “quitar el anterior clavo”.
19) Descubres que siempre has sido una persona completa, que la idea de encontrar a alguien que te llenará, que te hará feliz o que le dará sentido a tu vida, tan sólo es eso: UNA IDEA.
20) Por fin eres consciente de tus defectos y eres capaz de hacer algo por ellos. Ya no te resignas a ser así. Ahora tienes tiempo para remediar y mejorar ciertos aspectos que no te gustan de ti.
21) Tienes tiempo para leer todos los días a Rolandox (en facebook y en el correo) e interiorizar sus reflexiones hasta hacerlas parte de ti.
22) Después de un año de soltería bien disfrutada eres capaz de iniciar, sin prisas, una nueva relación porque disfrutaste tanto de esa etapa que ahora, gracias a un buen filtro interno que detectaba las características que buscabas pacientemente en alguien y a tu intuición, recibes esa nueva relación con mucho entusiasmo de compartir todo lo que has aprendido por ti mismo(a).
Espero que hayas podido entender la importancia de darse un tiempo a solas y, si ya estás en ello, que disfrutes plenamente esta etapa. Y si deseas llenarte de más de este tipo de reflexiones para seguir firme en tu decisión te recomiendo leer mi libro “Cómo Prevenir el Mal de Amores” en donde tratamos mucho de la soledad con propósito y de construir una mejor autoestima inmune a las relaciones dañinas. CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO DEL EBOOK.